«Escuelas contra el derroche» y «Sirvamonos como en casa»: Dos iniciativas para reducir el derroche alimentario de los comedores escolares

 

 

Cuando se termina la hora de la comida, las basuras de los comedores escolares quedan llenas de alimentos que las niñas y niños no se han comido. Gracias al reciente estudio del CREDA-UPC-IRTA “escuelas contra el derroche”, que ha contado con la colaboración de Espigoladors en el diseño gráfico y la adecuación pedagógica de las aplicaciones, podemos cifrar este derroche alimentario: en el Área Metropolitana de Barcelona, de media son 20,5 los kilogramos de alimentos que se tiran diariamente. Por surte, esta realidad no parece gustar a nadie, y ya han nacido varias iniciativas para luchar en su contra.

Como las causas del derroche alimentario en los comedores de los centros escolares son varias, los proyectos que luchan para revertirlo también lo son. A nosotras nos parecen todas muy interesantes y consideramos que son imprescindibles, pero hoy queremos presentaros el “sirvamonos como en casa”, una iniciativa impulsada por la empresa 7 i Tria que se implementó por primera vez el curso 2015-2016. Asimismo, también queremos introduciros algunas iniciativas del estudio “escuelas contra el derroche”.

La estrategia que propone 7 i Tria para reducir el derroche alimentario es bien sencilla: que sean los propios niños y niñas los que se sirvan la cantidad de alimentos que quieren comer. Otorgarles capacidad de elección potencia su autonomía y los hace partícipes y agentes activos del espacio del comedor, y además los responsabiliza de acabarse toda la comida que se han servido en su plato. En el momento de elegir ración, los niños y las niñas tendrán en cuenta su apetito y si les apetece o no la comida de ese día, y por lo tanto se servirán una cantidad que puedan acabarse.

A través de la concienciación de los niños y niñas y del hecho de situarlos en el centro de la acción y elección, se reduce el derroche alimentario producido en los comedores escolares. Además, se potencia su proceso de crecimiento y de autosuficiencia y se multiplican los espacios de aprendizaje de los centros educativos.

De acuerdo con el estudio del CREDA-UPC-IRTA, iniciativas como esta podrían llegar a reducir el derroche un 34%. Aun así, debemos tener en cuenta que las soluciones propuestas por estos centros de investigación son un poco más amplias y complejas. Entre otras acciones, incluyen un cartel explicativo del menú diario para facilitar a los alumnos la elección de la cantidad de comida; han creado un póster donde se marcan las raciones que han conseguido acabarse fomentando la reflexión crítica a través de la experiencia visual; han creado un semáforo del apetito que orienta a los alumnos sobre la cantidad que deberían servirse o pedir; han hecho carteles explicativos para pelar correctamente la fruta y evitar que acabe en la basura; y proponen que los alumnos coman en un ambiente relajado después de haber jugado un poco en el recreo.

Responsables de los comedores escolares, si queréis disponer de los materiales pedagógicos que acabamos de citar, entrad en el blog de las escuelas contra el derroche alimentario y las podréis descargar. Asimismo, tendréis a vuestra disposición 10 consejos para reducir el derroche alimentario en estos espacios educativos y recibiréis instrucciones de como calcular la reducción que hayan comportado la introducción de estas medidas.

Organiza:

Con el apoyo de:

Con la colaboración de:

Pin It on Pinterest

Share This